Perú: Piden investigar más casos de intoxicación entre niños machiguengas

Servindi, 6 de junio, 2012.- Un total de 106 pobladores de la comunidad nativa machiguenga de Camaná, en el distrito de Echarati, provincia de La Convención, Cusco, han presentado en las última semanas síntomas de resquebrajamiento en su estado de salud, que habría tenido por origen el consumo de alimentos contaminados a consecuencia del derrame de gas líquido en sus ríos.

Las autoridades locales afirman que este problema se origina en el derrame de gas reportado el 12 de marzo cuya responsabilidad recae en la empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP).

Los comuneros también culparon a TGP de la muerte por envenenamiento de siete menores.

Sobre este último hecho, en las últimas semanas el viceministro de Salud, Percy Minaya, informó que el deceso de los menores se debió a un brote de rabia humana silvestre provocado por mordedura de murciélagos.

Para los líderes de la comunidad y el parlamentario Eduardo Nayap esta versión no es creíble.

A pedido de estos, se creó un grupo de trabajo que forma parte de la Comisión de Salud y Población del Congreso, la cual tiene previsto ir a la zona este 8 de junio.

Ausencia de atención médica adecuada

Rubén Agusto Mavite, jefe de la comunidad machiguenga de Camaná, que alberga a cerca de setecientos pobladores, afirmó recientemente que se ha identificado a 106 pobladores con síntomas como fiebres, mareos, cólicos y diarreas.

Precisó que ninguna de estas personas, entre las que se cuentan menores de edad, recibe actualmente algún tipo de atención médica por lo que en la comunidad se les brinda tratamiento con remedios preparados en la misma zona.

Indicó que hasta el momento el sector Salud no ha llevado a cabo un plan integral que trate la enfermedad que padecen.

Rubén Binari, presidente del Consejo Machiguenga del Río Urubamba (Comaru) afirmó que él mismo pudo comprobar la cantidad de comuneros con los síntomas mencionados.

Consideró que es muy posible que la infección masiva provenga del contacto con las aguas de los ríos Parotori, Yotsiva y Poyentimari en los cuales se bañan y obtienen sus alimentos.

Visita fugaz de la autoridad

Rubén Mavite manifestó que la alcaldesa de La Convención, Fedia Castro, visitó la comunidad el 22 de mayo pero solo permaneció cerca de veinte minutos y luego se retiró sin tener mayor contacto con la población.

En esa visita la alcaldesa no habló de la posible contaminación por el derrame de gas líquido. Fue más bien una visita para distribuir mosquiteros, víveres y frazadas a unos cuantos pobladores.

Opinión contraria de la Red de Salud

Constantina Olivares Moscoso, presidenta de la Red de Salud de La Convención en Cusco, indicó que el equipo de médicos que se encuentra en Camaná le confirmó recientemente que no existe un solo caso de enfermedad por causas respiratorias o de otro tipo.

Manifestó que cuando llegó a la comunidad acompañando a la alcaldesa Fedia Castro, un equipo médico que se había instalado días antes ya había erradicado cualquier tipo de enfermedad.

Para la funcionaria las quejas de los representantes comunales responden “al parecer a su intención de obtener un incentivo económico por ser los afectados”.

Detrás de las denuncias de la supuesta inoperancia de su sector se esconden intereses políticos y económicos, afirmó.

Piden aclarar causas de la muerte de siete menores

Fermín Cruz, hermano mayor de una de las menores fallecidas en Lima, que fue trasladada de emergencia desde Cusco, se mostró indignado ante lo señalado por el viceministro de Salud quien informó que las muertes se produjeron como consecuencia de un brote de rabia.

El familiar aclaró que nunca le entregaron en el hospital Guillermo Almenara, adonde fue trasladada de emergencia su hermana de nueve años, un documento con el diagnóstico ni se le explicó cómo es que se determinó que ella había fallecido a causa de rabia provocada por mordedura de murciélagos.

La poca claridad ante los hechos lo lleva a pensar que se busca liberar de cualquier responsabilidad a la empresa TGP.

Esta empresa no se presentó ante la comisión del Congreso pese a que fue invitada a informar junto con las autoridades del sector Salud, lo ocurrido con los menores.

Olivares Moscoso precisó que solo en el caso de la muerte de esta menor se determinó que era por rabia humana silvestre, pero que la causa del fallecimiento del resto de menores se debió a enfermedades respiratorias.

La funcionaria informó que en las primeras semanas de mayo se llevó a Camaná una gran cantidad de vacunas para prevenir la rabia.

Sin embargo, Rubén Agusto Mavite, jefe de la comunidad de Camaná, afirmó que la última vez que se ha vacunado contra esta enfermedad en su zona fue en febrero de este año.

Mavite mostró su preocupación y su desconfianza hacia lo que puedan decir diagnósticos médicos provenientes de Lima. Esto debido a que considera como una burla que se diga que los menores fallecidos entre abril y mayo tengan como causa rabia por mordedura de murciélagos.

Deben continuar las investigaciones

El presidente del Comaru, precisó por su parte que esperan se halle cuanto antes la verdadera causa de la muerte de los menores. Indicó que las investigaciones deben continuar hasta hallar la verdad.

La población espera que el grupo de trabajo del Congreso pueda escucharlos y comprobar la situación en que se encuentran los enfermos.

Por el momento representantes de la comunidad de Camaná se encuentran en la sede de municipalidad de Echarati para tramitar el envío de alimentos hasta la zona.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.