Hidroeléctricas y conflictos socioambientales en Colombia

Juan Pablo Soler / Foto: Oscar Barajas

CP, 9 de diciembre, 2014.- La expansión de la industria minería ha acelerado la construcción de hidroeléctricas en Colombia lo que amenaza gravemente la biodiversidad en las cuencas de los ríos y el sustento de miles de comunidades campesinas e indígenas.

Así lo sostuvo Juan Pablo Soler, del Movimiento Ríos Vivos, quien señaló además que en dicho país existen alrededor de cien hidroeléctricas construidas y que se estima que están en fase de planificación unas cien más.

El mismo explicó que detrás de estos megaproyectos se encuentran intereses privados ligados a la industria minera.

Soler, quien llegó a Lima para formar parte de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático, denunció que en el marco de la construcción de la represa de Urrá, en el departamento de Córdoba, han sido asesinados más de 17 compañeros y compañeras de la etnia Embera-Katío.

Ellos perdieron la vida a manos de criminales asociados a constructores y financiadores de la represa, aseguró.

Esta es una constante alrededor de muchos otros proyectos energéticos, añadió Soler.

Recientemente seis líderes y activistas que se oponían a la construcción de la represa de Hidrosogamoso en el departamento de Santander fueron asesinados. La represa empezó a funcionar en octubre de este año y ya se conocen casos de amenazas y criminalización de comunidades aledañas que se han visto afectadas y se oponen a la obra.

En Colombia, aproximadamente el 42% de la inversión extranjera lo representa la actividad minero energética y es justamente en las zonas donde más se invierte que ocurren más hechos de violencia y delitos ambientales.

El 89% de los crímenes contra indígenas se cometen en áreas minero energéticas.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.