De verdad, ¿cuándo nació el APRA?

Diversos medios periodísticos dieron cobertura a la conmemoración de un supuesto centenario del Partido Aprista Peruano (PAP) que se habría fundado el 7 de mayo de 1924. Con evidencias históricas veremos que no es así.


Apristas alanistas en Acho. Fuente de la imagen: revista Caretas.

Por Jorge Agurto

Servindi, 20 de junio, 2024.- Diversos medios periodísticos dieron cobertura a la conmemoración de un supuesto centenario de la fundación del Partido Aprista Peruano (PAP) que se habría constituido el 7 de mayo de 1924.

Reunidos en la Plaza de Acho miles de apristas en Lima y algunos otros en México realizaron actividades diversas en torno a este onomástico.

Para medios de trayectoria, incluido la revista Caretas o el diario El Comercio, pasó inadvertido indagar si de verdad se cumplía dicho centenario o era un embuste más del partido más oportunista y demagógico de la historia del Perú.

¿Qué ocurrió el 7 de mayo de 1924?

Ese día, Víctor Raúl Haya de la Torre, presidente de la Federación de Estudiantes del Perú en el exilio, entregó la bandera y un escudo de la Unión Indoamericana al presidente de la Federación de Estudiantes de México.

El hecho se realizó en el salón de actos del Museo Nacional, según las crónicas periodísticas mexicanas de la época, indica Ricardo Luna Vegas en “Contribución a la verdadera historia del APRA 1923-1988”, texto editado por la Editorial Horizonte.

El escritor e investigador Pedro Planas escribe lo siguiente sobre dicho acontecimiento:

“…en dicha fecha no se registró ningún acto de fundación del APRA, como se ha hecho creer. Prueba de ello es el mismo discurso que Haya pronunció… No hay allí mención alguna a la conformación de una organización política, ni a las siglas A. P. R. A. que, después de esa fecha, seguían carentes de significado.

“Esa bandera que yo os entrego —dijo Haya en su discurso— no presume originalidades recónditas. Es vuestro blasón vasconceliano de la Universidad de México, hecho pendón…”  (“Los orígenes del APRA. El joven Haya”. Okura editores, Lima).

La mención de Haya a Vasconcelos —explica Luna Vegas— se debe a que José Vasconcelos, secretario de Educación Pública y exrector de la Universidad de México, era su jefe en esta casa de estudios adonde fue invitado a colaborar en México, país al que arribó el 16 de noviembre de 1923.

Entonces, ¿Cuándo nació el APRA?

De acuerdo con el investigador Osmar Gonzales, el acta fundacional del aprismo es el llamado “Libro Rojo” y la reunión fundadora de la llamada Sección Peruana del APRA recién ocurrió el 20 de setiembre de 1930 en el local ubicado en la Plaza del Teatro, con personas ligadas al movimiento continental (APRA) instalados en Perú.

Haya se encontraba en el exilio.

El contexto era propicio debido a que, desde agosto de 1930, salieron en libertad los prisioneros políticos de Leguía y empezaron a regresar al Perú los deportados.

En efecto, un grupo de sesenta apristas crearon la Sección Peruana del APRA y suscribieron un acta de fundación en el que nombran al odontólogo cusqueño Eduardo Enríquez como secretario general el 21 de setiembre de 1930 (Luna Vegas, ob. cit., p. 47). 

Un dato importante es que el 12 de octubre de 1930 aparecería el primer número de APRA. Órgano del Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales. Sección Peruana. A partir del número 2 se inscribiría solamente Partido Aprista en vez de Sección Peruana; y en toda la segunda época solo figuraría Órgano del Partido Aprista Peruano. 

El APRA realizó su primer Congreso Nacional partidario en Lima, en agosto de 1931, en el que fue elegido Carlos Manuel Cox como primer secretario general

Y esto es así porque entre 1924 y 1930 Haya de la Torre tenía muchas ambiciones de liderazgo personal, pero no tenía un proyecto claro de cómo hacerlo.

Por aquellos años viajó a Rusia y asistió a diversos eventos de filiación obrera y sindical comunista gracias a una credencial que recibió de la Federación Obrera Local de Lima, a la cual prometió aprender para informar sobre la experiencia de la revolución rusa.

Pero dicho compromiso nunca fue cumplido porque los apuntes para su libro fueron incautados por la policía suiza, según afirmó el propio Haya, debido a que el régimen de Augusto B. Leguía lo acusaba de comunista.

Luego viajaría a las ciudades de Londres y Oxford, en Inglaterra, donde realiza estudios de economía y marxismo y sigue buscando aterrizar su sueño de liderar un gran movimiento revolucionario continental.

Un documento inédito firmado por Haya desde la ciudad de Leysin lleva el membrete de A. P. R. I. en referencia presumible a una supuesta “Alianza Popular Revolucionaria Indoamericana” (Luna Vegas, ob. cit., p. 20).

Durante 1924 hasta mediados de 1927 Haya sigue escribiendo desde Inglaterra, alternando con breves viajes a París y escribiendo artículos para revistas inglesas como The Labour Monthly y Foreign Affairs, según lo detalla Percy Murillo en “Historia del APRA (1919-1945)”.

Una carta del 6 de junio de 1926 dirigida a Esteban Pavletich es indicadora de que el APRA entonces carecía de definición:

“Nosotros no solo representamos una nueva generación revolucionaria en la acción, sino que llevamos una NUEVA IDEOLOGÍA revolucionaria. No importa que no se haya precisado en un libro. Ya saldrá mi folleto…” (Pedro Planas, ob. cit., p. 156).

En un artículo publicado en la revista inglesa Labour Monthly, intitulado “What is the A.P.R.A.” (en inglés), de diciembre de 1926, Haya presenta los 5 puntos del APRA para su proyecto de creación de un frente único indoamericano. Estos puntos son:

  • Lucha contra el imperialismo.
  • Búsqueda de la unidad política en América Latina.
  • Nacionalización de tierras e industrias.
  • Internacionalización del canal de Panamá.
  • Solidaridad con todos los pueblos y clases oprimidas del mundo.

En “Documentos políticos del Partido Aprista Peruano. Llamamiento a la Nación por el Partido Aprista”, se enfatiza en que el APRA “…insurge para luchar contra todos los vicios y todos los poderes de los hombres que nos enfrenten, defendiendo las protervas conveniencias imperialistas y explotadores” (APRA, segunda época, núm. 1, 10 de marzo de 1931, p. 3).

Asimismo, en un “Manifiesto a la nación” se proclama la candidatura de Haya de la Torre: “…reiteramos nuestra convicción de que Haya De la Torre es el único que debe y puede alcanzar el más alto cargo republicano, por mandato popular y por merecimiento personal” (p. 7).

En páginas centrales, “Ideario aprista” (8-9), sintetiza el programa aprista: política moderna con estadísticas, aplicación de la inteligencia en política, en la economía y en la elaboración del diagnóstico nacional; señala también que la democracia funcional es la “piedra angular de la vida del estado” (p. 11).

Además de sostener otros aspectos importantes, como el regionalismo económico, la descentralización política y administrativa y de los consejos regionales o provinciales que den como resultado el Congreso Nacional.

Cabe anotar que un texto que muchos consideran teóricamente fundacional del pensamiento aprista es “El Antimperialismo y el APRA”, pero este recién tuvo su primera edición (Ercilla, Santiago de Chile) en 1935 y fuera del Perú.

Si bien fue escrito en 1928, circuló solo entre lectores furtivos porque iba a sufrir cambios y, según carta de Haya de la Torre, las líneas centrales del texto eran consultadas con diplomáticos soviéticos acreditados en México.

Finalmente, el investigador Moisés Aragón sostiene en su cuenta de Facebook del 5 de mayo que atribuir la fundación del APRA al 7 de mayo de 1924 es una gran mentira que este partido mantiene de forma reiterativa, terca y persistente a pesar de las sólidas evidencias históricas.

Por qué el APRA miente sobre este y otros tópicos es algo que profundizaremos en otra ocasión.

 

Programa de Nicolás Lúcar en radio Exitosa sobre el “centenario del APRA”:

 

 

 

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.