Se aprueba histórico tratado contra la biopiratería

Estados miembros de la OMPI adoptan un nuevo e histórico Tratado sobre la Propiedad Intelectual, los Recursos Genéticos y los Conocimientos Tradicionales Asociados.

Servindi, 25 de mayo, 2024.- Los Estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) aprobaron el viernes 24 de mayo un nuevo tratado relacionado con la propiedad intelectual, los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados.

Luego de dos semanas de negociaciones en una Conferencia Diplomática la OMPI declaró que se alcanzó el objetivo de luchar contra la biopiratería con el tratado que entrará en vigor luego que 15 países lo ratifiquen.

La finalidad del acuerdo es garantizar que una invención es realmente innovadora y que los países y comunidades locales posiblemente afectadas hayan dado su acuerdo para usar sus recursos genéticos.

Se conoce como recurso genético a todo material de origen vegetal, animal, microbiano o de otro tipo que contenga unidades funcionales de la herencia y que tenga valor real o potencial.

Los países biodiversos han venido luchando para que este tratado saliese adelante al considerarlo como un paso significativo en la lucha contra la biopiratería así como en la expectativa de un potencial reparto de los beneficios que se obtengan.

Se conoce como biopiratería a la apropiación ilegal de recursos genéticos que luego sirven para desarrollos industriales o tecnológicos,

Una de las virtudes del tratado es que aborda la interrelación de la propiedad intelectual con los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales, aunque cabe precisar que su efecto no es retroactivo. 

Si bien contiene disposiciones específicas para los pueblos indígenas y las comunidades locales no menciona de forma expresa el derecho al consentimiento previo, libre e informado como lo demandó el caucus indígena.

“No llegaría al punto de decir que (el tratado) es revolucionario”, dijo a la AFP Antony Scott Taubman, que en 2001 creó la división sobre conocimientos tradicionales en la OMPI.

Pero permite estipular que una petición de patente implica que el demandante tiene “responsabilidades” y que “no es un procedimiento puramente técnico”, matizó.

El embajador Guilherme de Aguiar Patriota (Brasil), presidente de la Conferencia Diplomática convocada del 13 al 24 de mayo para finiquitar el tratado, dijo: “Esperamos 25 años este momento” que es “fruto del ponderado equilibrio logrado en esta Conferencia Diplomática”.

El tratado “constituye el mejor compromiso posible y una solución minuciosamente calibrada, que procura conciliar y equilibrar diversos intereses, algunos sostenidos con gran pasión y expresados y defendidos con perseverancia a lo largo de décadas” expresó Aguiar.

El nuevo tratado


Descargue el texto del tratado en el siguiente enlace: https://www.wipo.int/edocs/mdocs/tk/es/gratk_dc/gratk_dc_7.pdf

Una vez entrado en vigor con 15 Partes Contratantes, el tratado establecerá en el derecho internacional un nuevo requisito de divulgación para los solicitantes de patente cuyas invenciones se basan en recursos genéticos o conocimientos tradicionales asociados.

El tratado dispone que cuando una invención reivindicada en una solicitud de patente esté basada en recursos genéticos, cada Parte Contratante exigirá a los solicitantes que divulguen el país de origen o la fuente de los recursos genéticos.

Cuando la invención reivindicada en una solicitud de patente esté basada en conocimientos tradicionales asociados a recursos genéticos, cada Parte Contratante exigirá a los solicitantes que divulguen los pueblos indígenas o la comunidad local, según corresponda, que proporcionaron los conocimientos tradicionales.

Los recursos genéticos

Los recursos genéticos están contenidos, por ejemplo, en plantas medicinales, cultivos agrícolas y razas animales.

Aunque los recursos genéticos en sí no pueden protegerse directamente como propiedad intelectual, sí es posible proteger las invenciones desarrolladas a partir de ellos, la mayoría de las veces por medio de una patente.

Algunos recursos genéticos también están vinculados a conocimientos tradicionales a través de su uso y conservación por parte de los pueblos indígenas, así como de las comunidades locales, a menudo a lo largo de generaciones.

En ocasiones, esos conocimientos se utilizan en la investigación científica y, de ese modo, pueden contribuir al desarrollo de invenciones protegidas.

El director general de la OMPI, Daren Tang celebró la adopción del Tratado y felicitó a las delegaciones por el éxito de la Conferencia diplomática.


Daren Tang, nacional de Singapur, comenzó su mandato de seis años como Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) el 1 de octubre de 2020. 

“Hoy es un día histórico, en muchos sentidos; no sólo porque es un nuevo tratado de la OMPI en más de un decenio, sino también por ser el primero que trata de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales que poseen los pueblos indígenas y las comunidades locales” dijo Tang.

“De esta manera, demostramos que el sistema de propiedad intelectual puede seguir incentivando la innovación y, al mismo tiempo, evolucionar de modo inclusivo, respondiendo a las necesidades de todos los países y sus comunidades”, expresó el director general.

“Este acuerdo consensuado no es sólo la culminación de 25 años de negociaciones, sino también una clara señal de que el multilateralismo sigue vivo en la OMPI” agregó Daren Tang.

Cabe recordar que las negociaciones relativas al nuevo tratado iniciaron en la OMPI en 2001, tras el puntapié inicial dado en 1999 por Colombia, y el aspecto destacado de los debates fue la inclusión de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.