Sequía afecta seguridad alimentaria en Centroamérica

La segunda sequía del 2018 ha afectado a países como Guatemala, El Salvador y Honduras. Pérdidas de cultivas de maíz y frijoles afectan las reservas de alimentos para más de 2 millones de personas. Este problema genera preocupación en las Naciones Unidas quienes esperan que se trabajen políticas de resistencia al cambio climáticos en estos países.

Por José Díaz

Servindi, 24 de agosto, 2018.- En los últimos meses diversos países de Centroamérica vienen afrontando una situación difícil debido a la segunda sequía que sufren en lo que va del 2018. Especialmente son Guatemala, El Salvador y Honduras los países que afrontan este problema y que corren el riesgo de no tener garantizada su seguridad alimenticia para los próximos meses.

Esta situación ha generado preocupación en las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Estos dos organismos han expresado su inquietud debido a que durante los meses de junio y julio las lluvias han sido considerablemente inferiores al promedio lo que ha afectado los ciclos de cultivo en la región.

"Justo cuando las comunidades rurales se recuperaban de la sequía de 2014 y del fenómeno de El Niño de 2015, los más fuertes registrado en la historia reciente, una nueva sequía vuelve a golpear a los más vulnerables", dijo Miguel Barreto, director del PMA para América y el Caribe.

Por el momento los agricultores de estos países centroamericanos han sufrido pérdidas totales o parciales de sus cultivos. La principal consecuencia de esta situación es que más de 2 millones de personas no tienen asegurado el abastecimiento de alimentos para los próximos meses. El maíz y los frijoles, alimentos básicos para la dieta en Centroamérica, han sido los tipos de cultivo más afectados.

Peligro latente

Lo que genera mayor preocupación a la PMA y FAO, es que de concretarse el Fenómeno del Niño que se ha pronosticado para fines del 2018 el impacto puede ser peor. Si el fenómeno natural vuelve a afectar la temperatura Centroamérica esto podría terminar por desaparecer el segundo ciclo de cultivos que usualmente se desarrolla durante noviembre.

Miguel Barreto ha hecho énfasis en la necesidad de reforzar la capacidad de resistencia del sector agrícola frente al cambio climático. Este trabajo debería desarrollarse especialmente en los países centroamericanos donde la seguridad alimentaria correría riesgo ante cualquier modificación. 

"Con el apoyo de la comunidad internacional, hemos trabajado junto a a los gobiernos y comunidades rurales del Corredor Seco para reforzar su resilencia a las variaciones climáticas extremas, pero necesitamos redoblar esfuerzos y llegar a más comunidades rurales", reconoció el funcionario del PMA.

Te puede interesar

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.