Empresariado presiona contra Escazú en Chile y Colombia

En Chile la administración de Sebastián Piñera ha asegurado que no ratificará el Acuerdo de Escazú, mientras que en Colombia se mantiene la incertidumbre. El pacto ambiental más importante de América Latina y el Caribe pende del hilo de la voluntad política en los países gobernados por la derecha e influenciados fuertemente por el sector empresarial.

Por José Díaz

Servindi, 23 de setiembre, 2020.- El Acuerdo de Escazú, firmado en 2015 por 22 países de América Latina y el Caribe, se encuentra en un momento crucial para su ratificación en varios países de la región. Con solo 9 ratificaciones hasta el momento, el pacto se vería complicado por decisiones políticos de algunos sectores y la intervención del sector empresarial, como vienen siendo los casos de Chile y Colombia.

En 2015, bajo la administración de Michelle Bachelet, Chile era uno de los principales promotores de la firma del pacto a nivel regional, el mismo que estuvo cerca de llamarse Acuerdo de Santiago, en lugar de referenciar a la ciudad de Escazú (Costa Rica). Sin embargo, hoy la administración de Sebastián Piñera ha anunciado que no ratificará dicho acuerdo.

El argumento entregado oficialmente por la cancillería de Chile, es que la suscripción a dicho acuerdo restringiría la legislación económica nacional de su país. El exministro de Medio Ambiente chileno, Marcelo Mena, ha advertido que la administración de Sebastián Piñera está actuando presionada por el sector empresarial.

Cabe recordar que los tres principales objetivos del Acuerdo de Escazú son: 1) crear un canal de acceso libre a información ambiental, 2) generar la participación y vigilancia pública en los procesos de tomas de decisión ambientales y 3) empoderar a cualquier ciudadano con el derecho a reclamar justicia ambiental.

Colombia también

Siendo uno de los países más afectados por la ola de violencia contra los defensores ambientales, en Colombia la ratificación del Acuerdo de Escazú se encuentra de momento paralizada. El presidente Iván Duque aún no ha hecho un pronunciamiento oficial, como sí lo hizo su par Piñera, aunque la voluntad política del ejecutivo colombiano dice mucho del interés por postergar el tema.

Mientras tanto, el sector empresarial colombiano viene ejerciendo presión política. Hace unos días el Consejo Gremial Nacional y la Asociación Colombiana del Petróleo enviaron cartas al presidente de Colombia solicitando la no ratificación del Acuerdo de Escazú bajo el pretexto de la necesidad de priorizar la reactivación económica.

En Chile y Colombia la reacción del sector privado parece ser la misma: asociar al Acuerdo de Escazú con el retraso económico. El contexto de crisis económica, laboral y financiera generado por la pandemia de la COVID-19 parece abonar en el discurso de los sectores pro-empresariales que tradicionalmente se oponen a la fiscalización ambiental. ¿Tendrá vida el Acuerdo de Escazú en la región?

Te puede interesar

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.