Los cipreses de mi alma, por José Aliaga Pereira

Ciprés. Fuente de la imagen: Flores.ninja Ciprés. Fuente de la imagen: Flores.ninja

Servindi, 26 de setiembre, 2021.- “Lenta y criminalmente han dejado sucumbir los cipreses de la plaza de armas de nuestro pueblo. Se fueron en silencio llevándose muchos recuerdos que las sobrevivientes palmeras no saben a quién contar”.

Con una entrañable nostalgia escribe don José Luis Aliaga Pereira una breve crónica titulada: “Los cipreses de mi alma”, que estando referido a un caso muy local y provincial, no deja de ser ecuménico y global.

Y es que la actitud y sensibilidad de las personas ante las diversos expresiones de la naturaleza y la vida –por pequeñas que estan parezcan– distinguen los diversos niveles de humanidad.

Si todas las personas se prosternaran ante los diversos seres, plantas y animales, otro sería el cantar de la vida y no estaríamos al borde de una catástrofe climática como la que se nos avecina.

Nuestras sinceras felicitaciones y agradecimientos a nuestro amigo y colaborador Palujo por darnos estas muestras de exquisita sensibilidad de las que necesitamos mucho más para recuperar la humanidad que hemos perdido. Ojalá no sea demasiado tarde.  

 

Los cipreses de mi alma

 Por José Luis Aliaga Pereira*

Hace ya más de cinco décadas, año tras año, con pasmosa frialdad e indiferencia, teniendo como testigo al pueblo entero, nuestras autoridades, dejaron morir los cipreses de la plaza de armas. Un lugar que sin ser extraordinario, con la presencia de estos hermosos  árboles, nos daba la bienvenida y saludaba con dignidad.

Bastó que la ociosa posadera de un insensible ocupara el sillón municipal, para que el resto de alcaldes, preocupados por mezquinos intereses, dejen de mantener esta área verde donde sobresalían los cipreses en diferentes formas.

Hace tiempo, mucho tiempo, quería escribir al respecto. No recuerdo el día, ni el año, pero sucedió una mañana cuando, sentado en una de sus bancas, me vi saltando en el ciprés que tenía la forma de una canasta de enorme asa. Para mí esa era la plaza de armas más bella del mundo. No la puedo olvidar. Don Pepito Sancho tomaba fotos ya sea al costado de la canasta, de la llama , del escudo, de la cruz o del pato. Parecía que era el único que adivinaba que los íbamos a extrañar.

Algunos afirman que la vida se puede resumir en un momento, y que, a veces, un momento puede durar toda la vida. Por la plaza de armas de nuestro pueblo, han pasado momentos que aún no acaban, ni acabarán; maravillosos momentos.

Es verdad que el valor sentimental de las cosas no se puede medir, no es igual para todos. El trompo, el tira jebe, la cometa, el carrito de arcilla, etc. etc., todas estas cosas no tienen un gran valor económico, pero en cada una de ellas se encuentran los momentos más extraordinarios de nuestras vidas.

Se han construido pistas, se han colocado adornos en sus cuatro esquinas, existe nueva plazuela, pero ¿por qué tanta indiferencia con la plaza de armas que hacía de nuestros días una eterna primavera?

Es verdad que la iglesia luce más hermosa y que algunas casas coquetean con balcones retocados; es verdad lo de la plazuela nueva, pero ¿qué pasó con nuestra plaza principal?

La plaza de armas, sin los cipreses y el verdor organizado de sus jardines, nos muestra descorazonada dos quejumbrosas y maltratadas palmeras que se mueven cual gigantes avergonzados por no saber cómo ocultar su descubierta y desnuda intimidad. ¡Cuánto dolor y tristeza hay en ellas!

No será la plaza de armas de algún país rico, ni la última maravilla del mundo, pero allí esperaban los cipreses, en la cabecera del pueblo, perfumados y orgullosos de ver pasar alegre al carnaval, sufriendo estoicamente cada fiesta de mayo, recuperados ya para la primavera, y otra vez hermosos para la navidad.

Lenta y criminalmente han dejado sucumbir los cipreses de la plaza de armas de nuestro pueblo. Se fueron en silencio llevándose muchos recuerdos que las sobrevivientes palmeras no saben a quién contar. Ellas los echan de menos. A mí solo me queda guardarlos junto a los trompos y tirajebes de mi alma.

----
* José Luis Aliaga Pereira (1959) nació en Sucre, provincia de Celendín, región Cajamarca, y escribe con el seudónimo literario Palujo. Tiene publicados un libro de cuentos titulado «Grama Arisca» y «El milagroso Taita Ishico» (cuento largo). Fue coautor con Olindo Aliaga, un historiador sucreño de Celendin, del vocero Karuacushma. También es uno de los editores de las revistas Fuscán y Resistencia Celendina. Prepara su segundo libro titulado: «Amagos de amor y de lucha».

 

Te puede interesar:

El paraíso de Wilson, crónica de José L. Aliaga


Picaflor, Quende o Quinde, como se le llama también en Cajamarca, dibujado por Jorge Antonio Chávez Silva, artista polifacético natural de la provincia de Celendín, Cajamarca.

Servindi, 15 de agosto, 2021.- Este fin de semana compartimos una crónica de José Luis Aliaga Pereira sobre un amigo del autor, ingeniero agrónomo que se accidentó en su moto lineal y se malogró la columna. Seguir leyendo...

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.