Servicios en Comunicación Intercultural Servindi

Comunicación intercultural para un mundo más humano y diverso

Bolivia: ¿Hacia qué modelo de Estado va Bolivia?

Por Carlos Romero, asambleísta del MAS

El Artículo primero del proyecto constitucional define claramente el modelo de Estado del país, que define a Bolivia como un Estado unitario social de derecho plurinacional comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país.

Tiene una formulación típicamente de estructura liberal de Estado, pero en el marco del constitucionalismo social que subordina el poder político a las leyes, pero al mismo tiempo, privilegia los intereses colectivos por encima de los intereses individuales.

La segunda caracterización se refiere al carácter plurinacional comunitario. Esto significa que en el Estado boliviano se están reconociendo la existencia de varias naciones. Si bien hay una nación mayor que es la nación boliviana, que no está expresamente definida en el texto constitucional, pero transversalmente está expresada en sus distintos articulados, por ejemplo, cuando hace referencia a la condición de bolivianos y bolivianas como la población del país, de los derechos, entre otros.

La nación boliviana articula un conjunto de naciones indígenas, las mismas que no son otra cosa que una comunidad de historia, cultura y lengua, es decir, es una comunidad predominante cultural que no conlleva la posibilidad de convertirse en Estado. Lo que se hace es reconocer a los pueblos indígenas para que con base en esto se transversalice el reconocimiento de los derechos colectivos.

La Constitución de 1994 reconoce la condición de pluricultural del país, esto debería ser suficiente, porque un Estado pluricultural o multicultural también reconoce sujetos colectivos, pero el problema es que en nuestro país las élites, históricamente, han concebido lo cultural como algo asociado al folklore. Por tanto, a la luz de esa historia resulta importante poner el énfasis que requieren los indígenas.

Asimismo, se incluye el carácter comunitario. Esto de ninguna manera se refiere a comunismo, porque en éste desaparece la propiedad privada, la estructura del Estado, lo que no ocurre en el proyecto de constitución que planteamos.

Reconocer el carácter comunitario del Estado boliviano no es otra cosa que reconocer las estructuras colectivas de sus pueblos originarios, que tienen sus expresiones políticas, económicas, jurídicas, culturales en su conjunto. En ese, lo que se quiere es reconocer una importante dimensión de la realidad social del país que es lo multicultural y comunitario, es decir, lo multiorganizativo.

Concebir el Estado como social de derecho, es decir, reivindicar su carácter liberal y hacerle cohabitar esta característica con la dimensión plurinacional comunitaria no es otra cosa, sino otorgarle el carácter de estructura organizativa multicivilizatoria o multiorganizativa.

Autonomías

La última dimensión es el carácter descentralizado con autonomías, las mismas entendidas como un proceso de descentralización política administrativa, no como un proceso de federalización.
Las autonomías que planteamos van a permitir una mejor articulación entre las regiones y el Estado, entre las organizaciones y el Estado.

En el texto constitucional hay cuatro modalidades de autonomías. En él, se combinan criterios de simetría y asimetría, es decir, que un Estado puede organizarse desde el punto de vista vertical o territorial con criterios simétricos cuando se trata de una sociedad organizativa más o menos homogénea. Pero, cuando estamos en presencia de una sociedad heterogénea es prudente combinar criterios de simetría con asimetría de las instituciones organizativas.

La autonomía departamental y municipal es básicamente liberal, por eso no es posible subsumir la organización y reconocimiento de autonomía indígena solamente en un esquema liberal, hay que darle su ámbito propio de desarrollo que es el indígena. En este caso cohabitando con el nivel departamental y el municipal que tienen ya buen recorrido.

Carlos Cordero, analista político

La vigorosa corriente defendida por el Movimiento Al Socialismo, MAS, es de convertir al actual Estado boliviano en un Estado pluricultural, que reconozca identidades culturales que antes no las reconocía y que éstas tengan derechos especiales y puedan disfrutar de una serie de beneficios, que antes estaban excluidos.

El riesgo de este modelo de Estado es que podríamos terminar en un proceso de federalización, es decir, en una fragmentación donde cada una de estas realidades étnicas podría reclamar su propio Estado. En este caso, no sólo podría ser Santa Cruz, sino la étnica aymara, quechua u otra.

Hay fuertes voces de intelectuales que quisieran tener un Estado aymara, quechua y que los mestizos y los blancos como no son aymaras ni quechuas construyan también su propio Estado. Por lo tanto, la idea de un Estado plurinacional corre el riesgo de convertirse, en el mediano plazo, en Estado federal.

Ahora el Artículo primero del proyecto de Constitución Política del Estado aprobado en la Asamblea Constituyente y que habla de un Estado unitario con autonomías, quedaría en una simple declaración.
Si bien se dice que es un Estado único con autonomías, el darle autonomía a una región podría permitir la fractura del Estado. La declaración del Artículo uno quedaría en el papel.

Igualdad

Asimismo, el proyecto habla de cuatro tipos de autonomías, que desde mi punto de vista tienen un grave problema y es que esos cuatro están en un mismo nivel. No hay uno que esté uno encima de otro, porque todos se relacionan de manera directa con el Gobierno central.

Ocurre que las autonomías indígenas son tan importantes e iguales que las autonomías municipales así como las departamentales, porque tienen las mismas atribuciones y competencias.

Lo que nosotros tenemos en mente como tradición es que hay un Gobierno central que está en la cúspide, y luego hay gobiernos intermedios, y posteriormente están los locales y, si se quiere, hay gobiernos indígenas que están en el cuarto peldaño o en la base.No puede ser que una autonomía indígena que, por ejemplo, es la provincia Omasuyos que tiene unos 10 mil habitantes, esté en el mismo nivel que Santa Cruz que tiene unos 2 millones de habitantes. Esta comparación no encaja en la lógica.

Por otra parte, las autonomías regionales traspasan los límites departamentales y al hacerlo ya fracturan a las departamentales. Ese es el gran problema del proyecto de Constitución del presidente Evo Morales respecto a las autonomías. Ahí está el gran debate.

Hoy día, lo que la ciudadanía no sabe o no entiende es porqué muchos se oponen a las autonomías si están reconocidas en la Constitución. Lo que pasa es que ese tipo de autonomías es desordenado, caótico e igual. Por ejemplo, yo indígena que me den una autonomía que sea igual al de Santa Cruz estaría feliz y en eso se sustenta el éxito de ese proyecto constitucional y por eso hay de otros sectores el reclamo.

Ahora, una vez que se constituya la autonomía indígena, el paso a conformar el Estado indígena es más fácil.
Con todos estos elementos, considero que el modelo que debería adoptar Bolivia es conservar el Estado unitario, descentralizado con autonomías departamentales y municipales. Ahora si existen autonomías indígenas deberían estar en el último peldaño, es decir, que sea un Estado unitario, de derecho e intercultural.

—-

* Autonomía indígena

En el proyecto de texto constitucional se plantea la autonomía indígena, propuesta que a decir de algunos analistas acabaría con la creación de varios Estados indígenas, hecho que es totalmente rechazado por el Gobierno.

* Oposición

La propuesta constitucional que propone cuatro autonomías en el país es rechazada por departamentos de la denominada “media luna”, que exigen que la autonomía departamental y municipal sean las únicas en ser reconocidas. Su rechazo se expresa en no apoyar el proyecto de texto en el referendo aprobatorio que se realizaría en diciembre.

—-

Fuente: Opinion.com.bo

Otras noticias:

  • No Related Post
Debe mejorarExcelente (Sin votos)
Loading ... Loading ...



Una respuesta

  1. # 1Gil Inoach dice:

    Las autonomias deben tener jurisdicción, pero como conviven estas autonomias en los 4 niveles a la vez? los indigenas que autonomia jurisdiccional ejercen en una autonomia departamental y municipal? en una autonomia departamental, ¿existe otra autonomia indígena dentro? Otro, caso confuso es que en Bolivia se reconocen mas de 20 nacionalidades indígenas, como pueblos constitutivos del estado boliviano. ¿los no indigenas, forman parte constitutivo del estado Boliviano?, creo que la falta de claridad de estos aspectos sirve de pretexto para que los cruceños pongan grito en el cielo y digan que el pais esta dividido en dos fracciones por disputa del texto constitucional. La clave de la solucion de una parte del conflicto esta en desenredar estas cuestiones.

Dar tu opinión



(no será publicado)


XHTML:
Para escribir tu entrada puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>